Departamento de Salvamento de Helsinki

Tuvimos que llamar al servicio de mantenimiento de Janneniska en mitad de la noche y el jefe de mantenimiento acudió en media hora.

Entre las responsabilidades de Christer Malmbäck figura el mantenimiento de las plataformas elevadoras del departamento de salvamento. En la práctica, eso implica la formación del personal en el uso de las máquinas y la realización de operaciones de mantenimiento de bajo perfil.

Una característica del trabajo del departamento de salvamento consiste en la imposibilidad de planificar con antelación la colocación de las máquinas. La maquinaria se desplaza al lugar necesario, y la idoneidad de su colocación depende entonces de la profesionalidad y la experiencia del operario. Pero no siempre se consigue colocar la maquinaria en el mejor sitio posible, lo que, naturalmente, la sobrecarga o puede incluso averiar los dispositivos elevadores. La evaluación de la situación debe hacerse instantáneamente y el operario debe actuar con celeridad. Esto mismo es aplicable también al mantenimiento, pues, si la máquina no funciona cuando es necesaria, puede haber vidas humanas en peligro.

Malmbäck acumula una prolongada y positiva experiencia de su trabajo como jefe de mantenimiento de Janneniska. Recuerda especialmente una ocasión en que se retiró durante un incendio el tejado de un bloque de viviendas del este de Helsinki y una parte del elevador resultó dañada. El elevador dejó de funcionar y tuvieron que llamar al jefe de mantenimiento de Janneniska en mitad de la noche. Veinte minutos después, el jefe de mantenimiento llegaba al lugar con los repuestos necesarios. La máquina volvió a funcionar y pudo completarse el trabajo. Por suerte, en este caso no había en juego vidas humanas.

“Es bueno poder contar con un socio experto en mantenimiento en quien poder confiar incluso en las situaciones más difíciles”, afirma Christer Malmbäck.